Gobernador electo Carlos Caicedo propone a Gobierno Nacional atacar delincuencia con operacion Troya Tayrona, cámaras en subregiones y protección a líderes.

En total son 10 iniciativas con las que el mandatario electo busca disminuir los índices de criminalidad en el Magdelana, por medio del apoyo del Ejército y el Gobierno Nacional.

La seguridad, la Paz y la convivencia ciudadana serán prioridades para la Administración de Carlos Caicedo al frente de la Gobernación del Magdalena a partir del 1 de enero de 2020, el nuevo mandatario anunció mano dura contra la delincuencia al proponerle al Gobierno Nacional diez iniciativas con las que busca contrarestar los índices de criminalidad en el Departamento.

Así lo dio a conocer el gobernador electo en las reuniones que sostuvo con el ministro la Defensa Nacional, Carlos Holmes Trujillo; y altos mandos de la Policía y del Ejército, realizadas en las instalaciones de la Primera División de la fuerza castrense, tras los recientes hechos de violencia registrados en el territorio.

“Hemos propuesto al Gobierno Nacional reactivar la operación Troya Tayrona, basada en una estrategia de inteligencia, investigación y judicialización, articulada con fiscales y jueces designados para ese propósito; la propusimos cuando fuí alcalde y fué acogida por el Gobierno Nacional. Dicha operación produjo resultados positivos para desmantelar grupos narco paramilitares. Es necesario trabajar en equipo para desarticular las estructuras armadas ilegales que operan en la Sierra Nevada y garantizar el derecho a la vida y la seguridad”, indicó el gobernador entrante.

Igualmente, el mandatario, informó: “Solicitamos reagrupar el Batallón de Alta Montaña a la zona de Sierra Nevada y especialmente hacia la zona de la Troncal del Caribe. Se definió respaldar la estación de Policía para Zona Bananera, y así contrarrestar a los grupos que buscan usar el cultivo de banano como plataforma de exportación de narcóticos”.

“Impulsaremos, por nuestra parte, el Sistema Integrado de Monitoreo, en las 5 subregiones, con cámaras y drones, e incrementar la capacidad de reacción de la fuerza pública con estrategias flexibles. También solicitaremos a la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, que pueda reforzar y ampliar su mandato de observación en el Departamento del Magdalena”, añadió.

Caicedo propuso además que en el marco de la instalación del Consejo Distrital y Departamental de Paz, se adelanten campañas por la defensa de la vida de los líderes y lideresas sociales, ambientales, de derechos humanos, reclamantes de tierra, para convertirlas en acciones de prevención y protección de los actores sociales, de las víctimas y la consolidación de la Paz; para ello se pedirá el acompañamiento de la Justicia Especial de Paz (JEP).

Otras de las propuestas del nuevo gobernante, son: insistir al Gobierno Nacional una experiencia piloto en el Magdalena, para implementar el Acuerdo de Escazú, en la toma de medidas adecuadas y efectivas para reconocer, proteger y promover todos los derechos de los defensores de los derechos humanos en asuntos ambientales, que desarrollan sus actividades en las subregiones del Magdalena.

Cuatro mesas de trabajo, sobre: primero, Convivencia Ciudadana; segundo, Seguridad Urbana; tercero, Presencia y Características de los Grupos ilegales en el Territorio; y cuarto, Interoperabilidad, instancias de coordinación inter agencial y acciones, proyectos conjuntos para las víctimas y la consolidación de la Paz.

Una mesa nacional de seguimiento y coordinación para la protección del territorio tradicional y ancestral de los cuatro pueblos indígenas de la Sierra, conforme el decreto 1500 de 2018, que aborda temas de seguridad, Paz y convivencia, ordenamiento territorial y ambiental, reparación de víctimas, restitución de tierras, cumplimiento al plan de salvaguarda étnica y patrimonio cultural, entre otros.

Participación de las agencias públicas, los tres niveles del gobierno, las Naciones Unidas, cooperación internacional, academia, sector productivo, ONGs, pueblos indígenas y organizaciones sociales.

Finalmente, propuso un Plan Departamental Integral de Seguridad y Convivencia, desde un enfoque de seguridad humana, para que se amplíen las oportunidades de cara al territorio, sus poblaciones, especialmente los y las jóvenes, a fin de superar los niveles de pobreza , como condición fundamental para reducirle espacio al narcotráfico y la ilegalidad e incrementar la inclusión y oportunidades.

“Adelantaremos seguimientos semanales, y mensuales. Así haremos el cambio en el Magdalena, en materia de seguridad”, concluyó Carlos Caicedo.

Deja una respuesta