• Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Unión Magdalena
  • Tiempo de lectura:5 minutos de lectura

Por: Osvaldo Zulbaran

Este partido era para ganar, uno de esos partidos donde piensas que la victoria debe llegar como sea, que alcanzar el objetivo es imperativo.

Pero a veces las cosas no son como uno piensa, ni como uno quiere y el partido que vimos, es de esos que te dejan triste, aburrido y hasta preocupado.

PRIMER TIEMPO SIN IDEAS Y MUY ATROPELLADO

Sí, lo que no pensábamos es que el primer tiempo iba a ser el peor de toda esta corta temporada. ¿Razones? pueden ser muchas, pero quiero pensar que es el cansancio acumulado por los partidos tan seguidos jugados hasta hoy.

Y digo que es lo que quiero pensar, porque es la más lógica, porque no quiero pensar que el nivel que hemos visto ya se agotó. La ilusión está intacta.

Un primer tiempo enredado. Un rival mañoso que no daba espacios y que intentaba jugar a las espaldas de la defensa, sobre todo la de James Castro quien sufrió mucho estos 45 minutos.

Hinojosa aislado en la banda derecha, un Sanchez desconectado de la parte ofensiva y un Gonzalez que se nota con ganas pero muy desordenado en sus movimientos. Cero ataque.

Vivimos una primera parte con poco juego ofensivo pero con muchas interrupciones, situación que el juez central permitió. Inevitablemente el partido se hizo malo, aburrido y sin mucho que comentar.

CAMBIAR FUE NECESARIO

El segundo tiempo empezó con tres cambios por parte de Silva. Quizás su intención fue ganar más control en el medio y que las líneas se vieran más cohesionadas que en la primera etapa. Buenas intenciones.

El equipo mejoró, pero no lo suficiente para generar el juego ofensivo que dañara al rival. Solo en una jugada a balón parado se dio la oportunidad más clara, pero el árbitro central no concedió la jugada de gol por una falta inexistente que el VAR ni siquiera observó. Dudoso

LA IMPRECISIÓN SIGUIÓ REINANDO

No podemos negar la entrega, el sacrificio, la voluntad que los jugadores del equipo de Santa Marta muestran en el campo, pero no alcanza solo con eso, se necesita mejor generación de juego. Aprovechar mejor los espacios que se crean y ser más punzantes en el ataque. El Sierra Nevada debe ser un fortín.

Al final un decepcionante empate, que nos deja un sinsabor y una preocupación por lo que viene. Un empate que nos deja claro que necesitamos cambios que ayuden al equipo a no perder el buen juego, cambios que le den una mano al técnico para dar descanso a jugadores que con este ritmo no van a aguantar. El cansancio nubla las ideas.

¡A DESTACAR!

En este juego es difícil encontrar una figura en el equipo Samario, pero me parece que hay dos que destacan por encima de los demás:

El primero es Lopera, gran partido de este central. Cubriendo las espaldas de sus compañeros, sacando al equipo desde atrás e impulsandolo con su actitud ganadora.

El segundo es Bejarano, nos salvó  de una derrota, un portero seguro, rápido en la salida, que lee bien el partido. Tranquilidad en el arco del Unión Magdalena.

James Castro, es de esos jugadores que le dio mucho al fútbol, pero hoy en día el nivel es muy alto y ya no le alcanza .Tiempo para pensar.

Ronaldo Lora hoy no estuvo fino (como casi todo el equipo), pero en su posición se notan mas esas imprecisiones. Puedes volver, un partido malo lo tiene cualquiera.