• Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Unión Magdalena
  • Tiempo de lectura:9 minutos de lectura

Por: Osvaldo Zulbarán

Soy un hincha que tiene la oportunidad de expresarse por este medio, dónde aprovecho para decir que no veo la salida a esta horrible noche.

Fecha tras fecha vemos cómo el equipo no cambia el nivel en su fútbol. Por el contrario, estamos viendo cómo cosas que se hacían bien ahora no se hacen tan bien y cosas que se hacían mal ahora se hacen peor.

Es difícil no sentir impotencia cuando vemos un equipo al cual le hacen falta piezas para jugar mejor. Pero que con lo que tiene puede intentar jugar a otra cosa, algo más asequible a las características de los jugadores que tiene el plantel.

Los técnicos son dueños de sus destinos, escogen muchas veces el camino más complicado. Puede más el ego que la razón.

Soy un hincha que tiene la oportunidad de expresarse por este medio, donde aprovecho para decir que no veo la salida a esta horrible noche.

Quizás el dueño del equipo jamas lea este articulo. Pero le pido que reconsidere, que no se haga el terco. Porque el sabe mas de futbol que cualquiera de nosotros y esta viendo que este equipo como va no llegará a ningún puerto seguro.

Los culpables de este mal momento pueden ser muchos, dependiendo de los distintos ángulos que se mire. Pero el verdadero culpable es aquel que viendo lo mal que estamos no hace nada para cambiar el camino. Saquen conclusiones.

Escuchando y viendo la rueda de prensa del Tecnico Silva me quedan muchas preguntas. Pero la que más me hace ruido es como va a decir que no se puede cambiar la idea de juego en un partido, como decir que en dos años no ha planeado un plan B.

Me parece que antes de quedar bien, el técnico queda mal parado con esas salidas. Porque con ese tiempo de trabajo es para que tuviera plan B, plan C y hasta plan D, para cambiar el rumbo de un partido, triste comentario.

PARTIDO FEO Y PELEADO

El primer tiempo fue de esos partidos que no se ve nada provechoso. Mucha pelea en el medio, pocas ideas, poco juego, mucha intensidad. Nada más.

La inteligencia en el juego son características difíciles de encontrar. Al día de hoy en este equipo esa característica no se le ve a ningún jugador. Vemos con impotencia cómo intentan atacar de la misma forma una tras otra, tras otra ocasión, sin intentar otra vía.

Por el contrario, entran jugadores para hacer lo mismo que hacia el que salió. Hacer cambios de jugador por jugador es mediocridad es no tener alternativas de juego, lamentable.

No he visto que Hinojosa y Sanchez traten de sorprender por la banda izquierda, todo el ataque del equipo es por la banda derecha, somos previsibles, planos para atacar .

EL RIVAL CAMBIA Y EL LOCAL SE DUERME

El técnico Dudamel hace un cambio empezando el segundo tiempo, en cambio el técnico local se duerme y no se inmuta.

Por la banda izquierda defensiva se comienzan a juntar Teo, Gonzalez, Aldair Gutierrez y Ortega el recién ingresado, comenzando los dolores de cabeza para el equipo Samario.

Cinco jugadores del Cali contra Correa y Mena quienes no podían contener la avanzada rival y era lógico. Le hacían mayoría; difícil tarea.

Entonces es cuando uno se pregunta ¿qué miraba el técnico cuando esto pasaba? ¿No existe dentro del campo alguien que se percate de estas situaciones de juego?

Lamentablemente el técnico se demora en la lectura de juego y en el campo no tenemos un líder que tenga la inteligencia de juego necesaria. Solo el gol hace despertar a Silva. Muy tarde.

SEGUIMOS EQUIVOCANDO LOS CAMINOS

En el fútbol existen conceptos para ofender, entre ellos está la zona de asistencia, la zona de gestación, la zona oro o la zona de definición. El equipo no muestra automatismos que evidencien una idea clara de que tienen identificadas estas zonas.

El equipo samario es un equipo plano, no sorprende su plan, es poco efectivo y fácil de neutralizar.

Si me preguntan donde se gesta el juego del Unión, diría que en el central Lopera. Es él que con lanzamientos o pelotazos trata de hacer jugar al equipo. No se ve ese volante que enlace entre el medio y el ataque, la deficiencia de fútbol en las líneas es manifiesta.

Es importante la base defensiva, pero para ganar partidos se necesitan GOLES y eso es lo que vemos lejano.

En el Unión solo se ve el mismo camino. Todo por la banda derecha, donde es fácil neutralizar al equipo y por eso se termina con un centro o un pelotazo desde la defensa.

Me tomo el atrevimiento de sugerir que con este modelo e idea de juego no saldremos del hueco. Que el equipo necesita un cambio en la estructura.

No es igual jugar con este 4-3-3 con extremos, uno improvisado y otro al que le falta profundidad, con laterales limitados que poco ayudan a la profundidad del equipo, con volantes interiores que les cuesta sacar el equipo, acompañar las bandas como es debido y por último con un centro delantero que no es goleador, que no fija a los centrales sino que sale de la zona a ocupar espacios que no son propios.

A un 4-3-3 con todas las variantes que nos ofrece esta manera de pararse en el campo con jugadores que tengan las características especiales para este formato.

Esperamos que Silva tome correctivos, como hincha lo espero, pero como opinador no veo por donde cambiar el rumbo.

NOTA

El equipo no ha mostrado ser propositivo cuando los partidos empiezan. Solo es propositivo cuando está perdiendo como pasó con los partidos contra: Tolima, Millonarios y Nacional.

Al equipo le cuesta proponer cuando tiene la pelota y el campo a su favor, esto pasa por que no toma el camino correcto para atacar.
Los dejo con algunas estadísticas consolidadas hasta la fecha 9:

Goles por partido 0,4 la más baja en toda la liga
Ocasiones claras por partido 0,6 Solo por encima del Envigado
Tiros a puerta por partido 3,0 Solo supera a Pasto y Tulua
Salvadas por juego 4,4 La más alta de toda la liga

Según estas estadísticas somos el equipo que menos goles por partido ha hecho, uno de los dos con menos ocasiones claras que ha tenido.

A parte somos el equipo con más salvadas por juego.

Estadísticas que están cerca de la realidad que vemos.

PUNTO Y APARTE

Lo que muchos piden es la renuncia del técnico Silva. Si se preguntaran porque no lo hago desde esta tribuna, si en toda mi columna veo más defectos que virtudes en el equipo.

La razón es una sola: pedir algo que no pasará es desgastante.

Sin embargo, debo escribir que si analizo el tema como hincha que soy, concluyó que el que debe tomar la decisión es Davila. Quien es el dueño del Unión, es quien arriesga el dinero, es quien al final pierde o gana con este equipo. Nosotros solo tenemos sentimientos por estos colores, porque invertir ir al estadio es una decisión de cada quien. No asistir sería un castigo que la hinchada puede dar, para hacerse sentir, eso si no sabemos si al final servirá.

Davila decide tenerlo, sostenerlo en el equipo, sus razones tendrá.