• Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Unión Magdalena
  • Tiempo de lectura:8 minutos de lectura
Bien por el equipo que con tranquilidad hizo lo que tenía que hacer.

Por: Osvaldo Zulbarán

Lo que muchos esperábamos, comenzó a verse. Para nadie es un secreto que el buen fútbol lleva varios ingredientes y alguno de esos es: la concentración, la intensidad y la eficacia.

El unión anoche le integró a su irregular juego esos ingredientes que lo hizo ver mejor y le sirvió para ganar un partido ante un rival que quiso pero que no pudo. No pudo por esa concentración defensiva, por esa intensidad en el medio y por esa eficacia en el ataque.

El juego es impredecible y eso lo hace interesante. Vimos este sábado un ejemplo más de que nadie está eliminado si lucha, si pelea por salir del hueco, si muestra ganas de ganar un partido y si no descansa hasta que el árbitro pita el final del juego.

EFICACIA TOTAL

Solo pasaron nueve minutos y el equipo sorprendió con la primera llegada y el primer gol. Para muchos de nosotros era una agradable sorpresa ver cómo el equipo comenzaba ganando un partido de manera temprana y sin cansarse en la búsqueda.

Mucho ayudó la forma generosa como el Rionegro vino a jugar a Santa Marta. Al final no es problema del Unión que el rival le brinde espacios. El problema para el equipo samario es saber aprovechar y sacar ventaja de esos espacio que te regale el rival.

Bien por el equipo que con tranquilidad hizo lo que tenía que hacer.

El partido seguía como el equipo lo quería jugar, pero en una jugada directa llega el empate y todo esos fantasmas del pasado regresaban a la mente.

Con lo que nadie contaba era con la eficacia del equipo. Antes de acabarse esa primera parte, el Unión Magdalena hace el segundo y vuelve a tomar la ventaja en el partido.

Siempre será bueno, tener jugadores que en cualquier momento marcan diferencias. El unión tiene en algunos jugadores esa capacidad, en este partido se vieron más sueltos, se juntaron más porque se buscaron más y cuando esas cosas suceden en cualquier momento el equipo puede crear peligro. Lo mejor de todo es que no solo se creó peligro, si no que se anotó en esas dos opciones creadas en el primer tiempo. Mejoró la movilidad ofensiva.

MEJORAS EN VARIAS PIEZAS CLAVES

Cabe resaltar que esta vez varios de los jugadores que en otros partidos se veían apagados, esta vez hicieron un buen partido.

En el caso de James Sanches le sirvió esa libertad que le dio el técnico. Cantillo pasó a jugar más posicional en el medio y fue más ordenado en sus salidas, respaldando siempre a su banda e incluso a Palomino cuando fue necesario.

Hinojosa tuvo destellos de esa calidad que tiene y que tanto lo diferencia de los demas. Es tanta la calidad de este jugador que en dos oportunidades fue el pase gol para sus compañeros.

El técnico lo sigue limitando en una banda y quizás con ese par de jugadas le dio resultado, pero todos sabemos que si le diera más libertad el jugador sería mejor aprovechado.

Lloreda quien partido a partido sube su nivel. Es un delantero inquieto, que sabe ubicarse en medio de los centrales y que por sus movimientos siempre busca la compañía de sus compañeros, creando juego asociativo y no quedándose aislado.

Reconocimiento especial a Peña. Jugador que ha demostrado desde partidos atrás ser un defensa seguro, concentrado, que sabe hacer relevos y que siempre está pendiente para anticipar al rival. Buen partido.

También reconocer la función táctica que cumple Vega. Sin él, James Sanchez no tendría tanta libertad para atacar, además logra desdoblarse y acompañar al ataque Samario.

LA LLAMADA DE ATENCIÓN DIO RESULTADO

La semana fue agitada en la interna del Unión Magdalena y por propia boca del dueño del equipo se supo que se le llamó la atención a varios jugadores del equipo.

No se puede negar que la actitud del equipo fue mucho mejor. Se espera que de ahora en adelante no se pierda esa actitud.
Los partidos se pueden perder, pero nunca dejarlos de competir.

El rival puede tener mejor nómina, pero no por eso debemos sentirnos derrotados antes de tiempo.

Por el contrario, debemos doblar esfuerzos en el campo para equilibrar la diferencia, al final si se pierde, todos quedaremos contentos con el equipo y si saca un resultado positivo servirá para que los jugadores entiendan que con actitud se puede sacar el proyecto adelante.

Esta semana llega como asesor el técnico Argentino Claudio Rodriguez. Una persona que quiere al equipo como cualquier Samario y que le dará otra visión en el juego, la cual es necesaria.

Celebro que la directiva quiera darle un giro a la mala campaña que se viene realizando, le deseo al profesor Rodríguez éxitos en su gestión.

PUNTO FINAL

Para mí, es un insulto a la inteligencia, escuchar las ruedas de prensa del técnico Carlos Silva.

Habla de una manera arrogante, prepotente y hasta grosera cuando se refiere al hincha, al periodismo y a las personas del común que sienten un cariño por la institución Unión Magdalena.

Mezcla lo político con lo deportivo. La cultura con su pésimo rendimiento como técnico del Unión. Trata en cada palabra dejar por el suelo al Samario y vanagloriarse él con sus viajes y conocimientos, que no valen nada en un ser humano si carece de humildad.

Lo mínimo que le podemos exigir al técnico es respeto. Si no quiere hablar con la prensa la cual es el puente para que los hinchas sepan el pensar de Silva y de los jugadores del equipo, entonces no lo haga, pero no salga con tanto desatino.

Una persona que en ninguna rueda de prensa ha tenido una autocrítica a su trabajo, un técnico que jamás ha tenido la humildad para aceptar la responsabilidad que tiene como cabeza visible, es un técnico condenado a fracasar.

Ir a su casa o a la casa de su señora madre a reclamar de manera grosera y vulgar no está bien. Que utilice un escolta por el peligro que representa ser el técnico del equipo, tampoco está bien. Pero buscar culpables en la afición y la prensa no es el camino para salir de este cortocircuito que cada dia se hace más grande.

Llamó a la prudencia por parte de la afición del Unión, no se puede perder las perspectivas, la manera más adecuada para protestar es no asistir al estadio. Si se va, entonces es protestar de manera pacífica desde las tribunas, pero no perseguir, ni amenazar al señor Silva.

Así como pido respeto por parte del técnico, también pido lo mismo por parte de los hinchas que siguen al equipo, la salida no es la violencia.