• Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Blog
  • Tiempo de lectura:5 minutos de lectura

«Toño» Irisma Arias construyó en Villa de Santa Cruz este monumento de 6 metros de alto para homenajear a «El Tigre»

Por: William Gomez Polo

A las agradables aguas del Mar Caribe, la Quinta de San Pedro Alejandrino, la cancha de «La Castellana» y la estatua de Carlos «el pibe» Valderrama se le debería sumar un nuevo lugar de visita obligada en la capital del Magdalena; la estatua en honor a Radamel Falcao García.

La efigie de Villa de Santa Cruz acompaña la estatua que adorna el Eduardo Santos del inolvidable ex capitán de la selección Colombia como punto de visita para los samarios y cientos de turistas que visitan la ciudad.

Un monumento a los valores familiares

El reconocimiento que como persona genera el goleador  colombiano, fue la semilla para esta idea de “Toño” Irisma.

Para “Toño” esta obra tiene un gran valor puesto que busca reconocer los valores personales de este samario, hijo de Radamel García King (q.e.p.d) y Juana Zarate.

Radamel padre fue zaguero profesional y jugó en colombia para Independiente Santa Fe, Unión Magdalena, Tolima, Junior, Bucaramanga Medellín. Así como para Táchira, Mineros, Monagas y Vigía en Venezuela.

Rada, papá, llegó a vivir lo que a mi parecer son los mejores años del fútbol colombiano, coincidiendo con los inicios de Didi y Carlos Alberto Valderrama. Jugó cuatro Copas Libertadores y los Juegos Olímpicos de Moscú.

Ahora tiene su propia escuela de fútbol en Bogotá, donde inculca los mismos principios que aplica Falcao, “siempre para que los chicos se aparten de las calles” decía el ex zaguero profesional, padre de nuestra gloria samaria.

A esto se agrega la labor social de su madre Juana Carmenza Zarate quien maneja junto a su hermana Patricia la fundación de su hijo, “por una niñez feliz”, que ayuda a madres cabeza de hogar y niños de comunidades vulnerables de Bogotá.

El homenaje de Villa de Santa Cruz

El barrio Villa de Santa Cruz está sentado sobre una antigua finca que respondía a este nombre en la parte noroccidental de la ciudad.

Es un barrio agradable, cuyas calles están pavimentadas y sus aceras lucen frondosos árboles que le dan un toque mágico al citado barrio. Algunos lo califican como “la otra Santa Marta” y, hasta tienen razón, ya que es un “paraíso mágico” frente a la antigua Santa Marta.

Allí frente al bello parque de Villa de Santa Cruz se construyó la estatua en honor al “tigre” Radamel Falcao García, como símbolo de aprecio y admiración por el futbolista.

La escultura, en homenaje al ilustre capitán de la Selección Colombia que le da lustre a su ciudad y que llena de orgullo a sus paisanos, muestra la figura de Falcao en uno de sus gestos típicos después de anotar un gol, levantando las manos hacia el cielo y agradeciendo a Dios.

Estatua Falcao Santa Marta

Antonio Irisma Arias, explicó que «la idea nace para hacerle un homenaje a este gran hombre, quien es uno de los baluartes del fútbol, sobre todo aquí en Colombia»

La estatua tiene seis metros de alto y está fabricada con cemento, las manos de “Toño” Irisma y otros tres vecinos del sector han dado forma, poco a poco, a la masa que se alza sobre un costado del parque del barrio Santa Cruz.

Irisma agrega que la obra se ha construido con «mucho amor por parte de los vecinos y, por tratarse de un hombre que le ha traído alegrías a su país, no dude en hacer uso de los ahorritos para comprar los materiales».

Gracias «Toño»

El autor de esta noble e interesante idea es “Toño”, como le llaman sus amigos en Drummond, sin aportes oficiales o empresariales “todo salió de mi bolsillo y algunos vecinos que han colaborado con materiales” expresa el “guacamayero” y artista-minero.

Para la construcción del monumento al futbolista de 32 años se han requerido unas tres decenas de bultos de cemento y un buen número de varillas para dar estabilidad a la obra.

La idea de la monumental obra de 6 metros de alto, que adorna al parque de las Villas de Santa Cruz, surgió del reconocido artista samario Antonio Irisma Arias, muy apreciado y valorado en la ciudad y compañeros de labores por sus trabajos manuales como, por ejemplo, las bancas que construyó para el parque de su barrio que le dan un toque de magia al lugar.

Las bancas hechas con cemento y varillas están diseñadas con figuras alusivas a las manos y gozan del aprecio de los vecinos ya que las bancas le dan un toque especial al bello parque.

Este artista, orgullo de Santa Marta, trabaja también sus figuras con madera denotando su arte y creación en la elaboración de sus trabajos artísticos. Es sin lugar a dudas un minero especial que goza del reconocimiento de sus compañeros de trabajo y directivos de su empresa minera.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.